Briviesca, 19 de octubre de 2017

"Dia de la O", 18 de Diciembre

También es muy vieja esta tradición popular. Su origen está ligado a las antífonas de la "O", nombre dado a las siete antífonas que empiezan por la interjección latina O (¡Oh!), que se cantaban sucesivamente durante los siete días que precedían a la fiesta de la Natividad del Señor.

Años atrás los niños salían por las calles con la "cerilla" (vela muy delgada y larga) encendida, cantando...

"La "O", la "O",
bendita sea la madre que te parió
que parió un niño de cera,
con las barbas de canela
y los pies de requesón.
¡Kyrie, eleison! ¡Kyrie, eleison!
Tantarantán, María,
tantarantán, mujer,
que el niño tiene un diente
y se le vi yo ayer".

Actualmente se conserva la tradición de que los niños de la localidad salgan con velas de todo tipo cantando la tonadilla de la Virgen de la "O", preludio de los villancicos navideños.

En los últimos años se organizan concursos, premiando la originalidad de las velas o calabazas.