Briviesca, 23 de marzo de 2017

Ruta Básica de La Bureba

Si hay una comarca bien definida en la provincia de Burgos, esa es La Bureba. Situada al noreste de la provincia, nuestra comarca atesora importantes vestigios artísticos del pasado. Sus pueblos están llenos de encanto, singularidad y armonía, y sus entornos naturales son de una gran variedad paisajística y orográfica.

Denominada por Azorín "el corazón de las tierras de Burgos", está considerada como una de las regiones naturales más bonitas de España. Es una de las primeras comarcas que adquieren personalidad definitiva dentro del condado castellano.

Te proponemos una ruta básica por los núcleos más importantes:

Descripción:

- Briviesca - Santa Casilda (11 km.): a 2 km de abandonar Briviesca por la BU-510 en dirección hacia Oña, debemos tomar el desvío hacia el Santuario de Santa Casilda. Enclavado en un pintoresco escarpe, se encuentra el Santuario, edificado en el siglo XVI. En el altar mayor duerme la Santa de las rosas, patrona de la Bureba, en artística estatua tallada por Diego de Siloé.

Si bajas por un sendero que encontrarás atravesando una verja de hierro situada a la izquierda de la fachada, llegarás al "Pozo Blanco" y al "Pozo Negro".

El "Pozo Blanco" tiene la propiedad de hacer fecundas a las mujeres que a Santa Casilda se encomiendan; pero deben realizar una especie de ritual que consiste en lanzar una piedra o teja desde cierta altura, si logran que se introduzca dentro del Pozo, tendrán descendencia en el plazo de un año. También escucharás historias a cerca de los poderes curativos de las aguas del "Pozo Negro" (aquí es donde Casilda sana de su enfermedad), se cuenta que, simplemente con mojar una prenda y ponérsela al enfermo, este quedará sano.

- Santa Casilda - Poza de la Sal (32 km): debemos regresar a la BU-510 y continuar en dirección a Cornudilla. Una vez allí coger la BU-502 en dirección hacia Poza de la Sal.

La pintoresca villa medieval se asienta en el borde del páramo que delimita La Bureba por el Oeste. El núcleo urbano se configura dentro de una muralla construida en el siglo XIV, en él, el visitante podrá disfrutar de maravillas como la Iglesia de San Cosme y San Damián, el Ayuntamiento (s.XVIII), la Casa de la Administración de las Salinas (s.XVIII), el Castillo ó las salinas romanas.

- Poza de la Sal - Oña (13 km): toma la carretera hacia Salas de Bureba y continúa por ella hasta llegar a la N-232, una vez allí en el cruce gira a la izquierda en dirección hacia Oña.

La villa condal de Oña se asienta en un paraje accidentado, en el fondo de un valle que se estrecha hasta formar el desfiladero de la hoz de la Horadada. Alcanzó su máximo desarrollo a partir de la fundación del Monasterio de San Salvador de Oña en 1011.

La visita al Monasterio nos trasladará a otra época en la que la villa desempeñó un importante papel en el desarrollo de Castilla.

- Oña - Frías (26 km): abandonamos Oña en dirección a Trespaderne. Una vez allí tomaremos la BU-530 en dirección a Frías.

El conjunto urbano es de una belleza singular, y cada una de sus callejuelas nos conduce hasta el castillo que data de principios del siglo XII. Otros lugares para visitar son la Iglesia de San Vicente, San Vitores, el convento de Santa María del Vadillo y San Francisco.

- Frías - Tobera (2 km): abandona Frías por la BU-520 y a poca distancia llegarás a Tobera.

En este bello paraje con puente medieval, encontrarás las ermitas del Santo Cristo y Santa María de la Hoz del siglo XIII.

- Tobera - Pancorbo (30 km): continúa por la BU- 520. Gira a la izquierda en N-262 hasta llegar a N-I, toma dirección Vitoria y aproximadamente a 7 kilómetros encontrarás Pancorbo.

La localidad de Pancorbo, junto al desfiladero que lleva su nombre, dan lugar a uno de los paisajes más impactantes de España. En ella podrás visitar las ruinas de un castillo, las iglesias de Santiago y San Nicolás, arquitectura popular y diferentes Casas Solariegas.