Briviesca, 29 de junio de 2017

Ruta Románico III

La tercera ruta que os proponemos, también comienza en la Avda Reyes Católicos. Continuando por la C-510, a unos dos km deberemos torcer a mano izquierda, donde señaliza "Santa Casilda"; y siguiendo por esta carretera la primera localidad que encontraremos será:

Revillalcón

Iglesia de San Estéban

Edificio de una sola nave, planta basilical espaciosa los muros de piedra sillería de aparejo isódomo y cubierta abovedada de medio cañón algo apuntada.

En el segundo tramo del muro sur se abre la portada con cuádruple arquivolta de medio punto, los capiteles del lado izquierdo presentan dos felinos afrontados con colas de serpientes, hojas de acanto, una cara mordida por serpientes. Los del lado derecho presentan cabezas humanas y arpías con una cabeza de felino en medio de ellas.

La cornisa de este muro está rematada por canecillos.

Continuando por esta carretera a pocos km veremos una carretera a mano izquierda que llegará hasta:

Salinillas de Bureba

Iglesia de santa Eugenia:

La portada es el único elemento románico que posee el edificio (finales del siglo XII)

Compuesta por un arco de medio punto algo apuntado, cinco arquivoltas boceladas y una chambrana.

La arquivolta interior se ornamentó con puntas de diamante, flores, serpientes y otros elementos.

Regresaremos a la carretera por la que vinimos de Revillalcón y ascenderemos en dirección contraria a la que habíamos venido.

Desde lo alto podremos divisar gran parte de la comarca de la Bureba.

Cuando vayamos descendiendo, iremos a para a un cruce, tomaremos la dirección que nos lleva hasta Buezo.

Continuando por esta carretera llegaremos a San Pedro de la Hoz, por una carretera a mano derecha nos dirigiremos a:

Ahedo de Bureba

Iglesia de San Martín.

En estado de deterioro importante.

En la portada aún se puede observar con bastante dificultad la decoración de los capiteles que representaban el propio cantero labrando la tapa de un sepulcro, un sepulcro con cadáver, un cuadrúpedo mutilado, un hombre sentado en una silla con un báculo y un jabalí en carrera, un grifo y león jugando, un jinete caído de un caballo, tallos...

El tímpano está decorado con sencillos dientes de sierra y otros motivos.

El resto del edificio se encuentra en un pésimo estado de conservación.

Volveremos a la localidad de San Pedro de la Hoz y una vez allí, giraremos a mano izquierda para acercarnos hasta la siguiente población que es:

Galbarros

Iglesia de la Natividad.

El único elemento románico que conserva es el ábside (finales del siglo XII). Consta de tres paños separados por dos columnas entregas que arrancan de un alto podium y unos capiteles sin decorar.

Uno de los tramos de la cabecera y parte del paño izquierdo se ocultan por el adosamiento del arranque macizo de la torre.

A una altura considerable se abrió una pequeña puerta rectangular donde arrancan los primeros peldaños que posibilitan el ascenso.

En algunos sillares de la cabecera se observan las marcas de los canteros.

En el paño central se descubre una pequeña aspillera que hoy aparece cegada.

El lienzo derecho es liso y el límite con el otro tramo recto se realiza por un pequeño codillo.

La cornisa del tejaroz carece de ornamentación y en parte se eleva con trece canecillos, prevaleciendo los geométricos sobre los figurativos, dos antropomórficos (mascarones humanos) y uno zoomórfico (cabeza de felino con las fauces abiertas y con orejas puntiagudas)

Un canecillo que representa un mascarón humano se reutilizó en la torre.

Seguramente procedía de los modillones que no se conservaron en el tramo y paño izquierdo del ábside.

La siguiente población a la que nos dirigiremos está a unos veinticinco Km. Saliendo de Galbarros y continuando por la carretera, pasaremos por el pueblo de Caborredondo.

A unos siete km la carretera se desdobla en dos direcciones, deberemos tomar el camino hacia la izquierda que nos llevará a la población de Temiño.

Lo atravesaremos y continuando unos 9 Km., podremos admirar a mano izquierda:

La ermita de Nuestra Señora del Valle situada a un km y medio de Monasterio de Rodilla.

Fechada a finales del siglo XII. Se pueden distinguir tres etapas constructivas del templo gracias a la decoración que en ellas aparece.

La primera de ellas tiene que ver con el ábside, que se presupone el más antiguo.

La segunda etapa se puede comprobar en los canecillos de la nave y los cuatro capiteles de los primeros arcos fajones del templo.

La tercera etapa corresponde a la portada.

Es de una sola nave dividida en tres tramos por arcos fajones dobles que sujetan la bóveda de medio cañón apuntado. Existen diferentes alturas entre los tres tramos; está rematada por un ábside semicircular (que carece de presbiterio).

Los muros son de piedra sillería, aparejo isódomo y descansan sobre un podium que recorre todo el templo...

En el interior, una cúpula semiesférica descansa sobre pechinas y cuatro arcos torales dobles.

El interior se ilumina mediante cuatro vanos de tipo portada, también existen dos nichos en los muros norte y sur.

Sobre la bóveda, se levanta la torre a la que se puede acceder por el husillo.

En el exterior del ábside tres arcadas ciegas descansan sobre pilares; bajo cada arcada un vano, a la altura de la línea de impostas de cada ventana surgen las cenefas. Interiormente, un arco triunfal doble precede el habitáculo. En este caso, lo recorren arcadas ciegas sobre columnas.

La portada en el segundo tramo, está cubierta con un pequeño tejaroz sobre canecillos (excelentemente trabajados), posee doble arquivolta y guardapolvo algo apuntados, descansan sobre línea de impostas, jambas, ménsulas y podium.

Dicha portada está decorada con leones siameses, dragones pareados y afrontados, basiliscos... Y dos carátulas de monstruos en las jambas.

La temática de los canecillos que recorren el templo es variada, con elementos vegetales, bustos de personas, animales, músicos, danzantes, etc.

En los capiteles del interior encontraremos sirenas en posición frontal, dragones, leones siameses, serpientes, seres fabulosos, etc.

Por todo lo descrito anteriormente, esta ermita se considera como uno de los edificios románicos más bellos y destacados del románico burgalés.

Continuando por la carretera llegamos al pueblo de Monasterio de Rodilla, e iremos a parar a la N-I. Tomaremos esta carretera en dirección a Briviesca, es decir, a mano izquierda.

Una vez atravesada la localidad, a unos 500 metros, veremos una carretera a mano izquierda que indicará "Santa Olalla", con mucha precaución giraremos hacia ella.

Pasaremos por las poblaciones de Santa Olalla, Quintanavides, Revillagodos y Reinoso.

El siguiente pueblo y nuestro último objetivo en esta ruta será:

Valdazo

Iglesia de san Pelayo

La fase constructiva dominante de este Monumento Nacional es claramente románica, distinguiéndose una primera campaña a mediados del s.XII correspondiente a la torre.

Posteriormente y condicionando toda la construcción se erigiría el resto de los tramos de la nave y cabecera; y por &ucaute;ltimo, se abriría la portada en el muro meridional.

La planta de la iglesia merece especial atención por su singular estructura.

De una sola nave, planta basilical, muros de piedra sillería, (de aparejo isódomo el ábside), está dividida en tres tramos por arcos fajones dobles, la bóveda es de medio cañón apuntado y el ábside es semicircular. El más cercano al presbiterio presenta un estrechamiento, proporcionando una irregularidad atípica en este espacio.

Esta circunstancia se explica por haber sido construida para arropar a la torre levantada con anterioridad al resto del edificio.

El campanario, de esbelta proporción, descansa en grosos pilares y en dos espacios abovedados de descarga de estructura compleja.

En el muro sur se encuentra la portada, puramente románica, está abocinada y resguardada por un pórtico posterior de fábrica gótica.